Por: MCS Fecha: 28 octubre, 2012 Categoría: Tendencias recursos humanos Comentarios: 0

En todos los países existen leyes públicas para proteger las creaciones a través de patentes. Japón consigue, con una menor protección pública, una mayor difusión y por ende una mayor productividad:

“Si yo invento algo y a ti te resulta fácil copiarlo, aunque necesites un año para descubrir cómo hacerlo, sé que perderé dinero si no te lo oculto. Pero tú sabes que podrás ganar mucho más dinero si lo consigues inmediatamente en lugar de tener que esperar un año, de modo que la manera habitual de negociar es que yo te diga: te dejo que dispongas de la patente inmediatamente, incluso formaré a tus trabajadores, siempre y cuando por cada producto que vendas utilizando esta patente me pagues el 5%.”

De modo que las empresas tienen incentivos para crear nuevas patentes, pero también incentivos para difundirlos.