Por: MCS Fecha: 10 mayo, 2013 Categoría: Ideas Recursos Humanos Comentarios: 0

Todavía no puedo entender que numerosos profesionales del mundo de la empresa sitúen el libro “¿Quién se ha llevado mi queso?” como referencia dentro del panorama organizacional.

Crítica a Quién se ha llevado mi quesoLa parte que no comparto de esta metáfora, es presuponer que todos los cambios tienen que ver con uno mismo olvidando que el ambiente y las circunstancias son trascendentales, y a veces, realmente injustas. Si leyéramos entre líneas, (y precisamente, el libro “Sonríe o Muere” de Bárbara Ehrenreich, lo hace) el impacto comercial que tuvo este libro en EE.UU se debió a que fue publicado cuando la crisis del petróleo de finales de los años 90, puso de patitas en la calle a miles de trabajadores (muchos de ellos altos directivos) sin motivo, sin indemnización y privándoles, de un día para otro, de seguro médico.

No hubo manifiestación, reproche, ni pelea en las sedes centrales de estas corporaciones, por una injusticia evidente que se acababa de cometer. En lugar de explicaciones, les ofrecieron pensamiento positivo y charlas motivadoras con afamados gurús de perfil telepredicador donde se profetizaba “la filosofía del queso que se mueve”. Todo ello, enmascarado en un proceso de reorientación laboral barato:”Ahora es el momento de hacer lo que realmente te gusta”, “Ahora es el momento de abrir esa escuela de pintura que tanto deseabas al acabar bachiller.” – te decían-. El problema estaba en que muchos de ellos tenían 50 años, llevaban media vida en ésa empresa y no sabían hacer otra cosa”.

Me gustaría saber que diría la opinión pública, si la Ministra de Trabajo propusiera leer ” quien se ha llevado mi queso” para movilizar aquellas conductas en los desempleados,que aumentan la probabilidad de encontrar trabajo. Una vez más, y siento discrepar de ustedes, la realidad es mucho más cruda que los cuentos de autoayuda.